Construido con Berta

  1. VYKORT

    21 julio- 13 agosto 2017

    Sala 3, CCAI. Gijón

    Un proyecto artístico de Héctor Z. Siluchi Virginia López

     

    CONTEXTO: LA CANTIGA DE LA MERENJENA

    El artista Hector Z.Siluchi presentó su proyecto La cantiga de la merenjena dentro del programa de residencias artísticas  organizadas por PACA en septiembre 2016 “Eigedenken/ Recordación, trabajar para comer”.  

    La cantiga de la merenjena reivindica la identidad cultural, habla del exilio y la memoria, la adaptación y la nostalgia, utilizando la berenjena, ingrediente principal de la tradición culinaria sefardí y el idioma, recordado a través de las cantigas en ladino cantadas por su abuela materna, como señas identitarias e imágenes simbólicas.

    Durante la preparación de la exposición Héctor Z. Siluchi y yo compartimos correos electrónicos, mensajes, a través de los cuales iban desfilando recetas, fotografías familiares, cantos de la tradición sefardí. Yo me había hecho responsable de una parte del proyecto: entregar semillas de berenjena, para que la planta echara raíces en nuevos paisajes, tal y como había sucedido en su tiempo a la familia de Héctor (sus padres son biznietos de refugiados sefardíes y él mismo tuvo que dejar su país de origen, Chile, como refugiado político en 1984  acusa de la dictadura militar).

    La gastronomía, la religión, los rituales, la construcción y sonoridad de un idioma, forman parte de ese patrimonio cultural que va conformando nuestra identidad, ayudando a paliar o comprender el dolor de la ausencia.

    Las berenjenas emprenderían nuevos viajes, aclimatándose a otras latitudes menos mediterráneas. Se han ido plantando en Estocolmo, donde actualmente reside el artista, en Chile, su país natal, en Estados Unidos, y ahora en Asturias. Mis vecinos casi nunca las han cocinado o plantado. Pero nuevos cultivos, en esta zona de Cenero van apareciendo conforme la emigración desde otros países hace que cada uno desee traerse consigo un trocito de su identidad, un olor, un sabor, el recuerdo encarnado.

    Preparé los semilleros y durante ese periodo, inmersa en las recetas que de tanto en tanto me enviaba Héctor desde Estocolmo, pensé que era necesario compartir, comer, saborear, conocernos, tocar. De esta necesidad, nace VYKORT (postal en sueco)

    VYKORT

    Con Vykort la instalación audiovisual de Héctor Z.Siluchi La cantiga de la merenjena se completa con una nueva pieza concebida por Virginia López como dispositivo relacional: una mesa preparada para una cena compartida en la que los comensales degustarán varios platos de berenjena según las recetas descritas en las cantigas y conservadas a través de la memoria familiar del artista.  

    El menú será preparado previamente por el artista en casa Antonino (sede de PACA) y la cena será servida en la sala de exposiciones el jueves 27 de julio, un momento para compartir sabores, recuerdos y conocer mejor la obra del artista.

    video de la cena en el museo:  https://vimeo.com/228674941

    La mesa, dispuesta en el centro de la sala, contiene 35 platos en cerámica, correspondientes a las 35 cantigas de la berenjena recogidas en “cuantos modos de guisados se hacían de la merenjena”: Cada plato ha sido decorado a mano con una receta/cantiga. Esta mesa, así preparada, se puede leer como pieza de arte, objeto cotidiano y espacio relacional.

    A la base del proyecto Vykort está el deseo de Héctor Siluchi y Virginia López de crear a través de la práctica artística, espacios de encuentro que privilegien el intercambio intelectual, afectivo y emocional, devolviendo la obra de arte a la vida y gestos cotidianos, acercándola a las personas como experiencia familiar.