Virginia López

download portfolio

PACA_(Artist Run Space)

virginialopezvl@gmail.com

  1. Virginia López, Algunas formas de contemplar el tiempo (abril), 2019. det

    • 1

      Virginia López, Algunas formas de contemplar el tiempo (abril), 2019. det

    • 2

      Virginia López, Algunas formas de contemplar el tiempo (abril), 2019. (det. a través de lupa)

    • 3

      Virginia López, Algunas formas de contemplar el tiempo (abril), 2019.

    Algunas formas de contemplar el tiempo

    Virginia López

    (galería Arancha Osoro. Oviedo. 11 julio - 9 agosto 2019) 

    https://www.aranchaosoro.com/portfolio-item/algunas-formas-de-contemplar-el-tiempo/

    Horizontal es el río para mirar mejor el cielo

     

    Contemplar requiere tiempo, intensidad, reflexión, es un mirar atento de lo material y lo espiritual. Y en este transcurrir, en el que objeto contemplado se apodera del sujeto, en ese desaparecer, nos encontramos o, quizás, simplemente empezamos a formar parte de un nuevo mundo sensible, que está detrás, dentro o entre las cosas. Si lo visible es la superficie de una profundidad, nuestro cuerpo no lo ilumina ni lo explica, no hace más que concentrar el misterio de su visibilidad repartida¹.

    Palomar esperaba una señal que viniese de la silenciosa extensión de las cosas, para finalmente darse cuenta que lo mejor era esperar una de esas afortunadas coincidencias en las que el mundo quiere mirar y ser mirado en el mismo preciso instante², lo único que tenía que hacer, era, en ese momento, encontrase en el medio, formando parte del tejido de las cosas.

    Casi todas las piezas de la exposición muestran o nacen de un gesto repetido y constante, lento, el cual facilita un tiempo concentrado y contemplativo que la artista asimila con sus procesos de creación. Son ejercicios de observación, placeres del pintor que regresa a su taller (donde y como quiera que éste sea), de encuentro cálido e íntimo con la apariencia efímera de las cosas, con sus restos, con sus repeticiones y anhelos, con el trabajo manual que vehicula el silencio, la materia y la memoria.

     

    ¹ Paolo Nepi, Merleau-Ponty, Tra il visibile e il invisibile. Edizioni Studium, Roma, 1984.

    ² Italo Calvino, Palomar. (Il mondo guarda il mondo), Einaudi editore, Torino, 1983.

     ///

    Obras en la exposición:

    • Cuerpos ausentes, 2019 Serie I, serie II (libro de artista), serie III (instalación)  
    • Un constante anhelo de forma. La memoria de la materia, 2019 Vídeo + serie en papel
    • Algunas formas de contemplar el tiempo (abril), 2019 instalación
    • El largo camino de los cuerpos sutiles, 2019  (propuesta para intervención mural urbana)
    • Secretos y placeres, 2018 Video y registro sonoro
    • Antes de amasar el pan amasaremos la tierra, 2018 Vídeo + escultura  
    • Polen, 2018 Vídeo

     ///

    Foto superior: Algunas formas de contemplar el tiempo (abril), 2019. detalle de la instalación e imágen a través de lupa.

    Algunas formas de contemplar el tiempo (abril), 2019

    Instalación. Cera, pigmentos, hilos y estructura de latón.

    Los ciclos naturales y el calendario agrícola están marcados por ritmos y repeticiones con pequeñas variaciones. Nos recuerdan nuestra naturaleza efímera pero también que el cambio y la mutabilidad (regeneración constante) son garantes de lo eterno. El gesto repetido y constante propio de muchos trabajos manuales (en este caso la recolección y desgranado de guisantes en abril 2019) facilita un tiempo concentrado y contemplativo que la artista asimila con la huella impresa en nuestros paisajes agrícolas y ciclos naturales y con los propios procesos de creación.

    Finas vainas de cera mantienen la impronta de los procesos de putrefacción de la vaina original   así como las huellas dactilares de la artista. Ser paisaje. Apreciar los días y las horas, los cambios mínimos y las estaciones. Ser ese instante.


  2. Virginia López, Un constante anhelo de forma. 2019 (serie en papel de 22) 40 x 30 cm cada pieza. 

    • 1

      Virginia López, Un constante anhelo de forma. 2019 (serie en papel de 22) 40 x 30 cm cada pieza. 

    • 2

      Virginia López, Un constante anhelo de forma. 2019 (serie en papel de 22) 40 x 30 cm cada pieza. 

    • 3

      Virginia López, Un constante anhelo de forma. 2019 (captura vídeo)

    • 4

    Un constante anhelo de forma. La memoria de la materia, 2019

    Vídeo + serie en papel (22 piezas de 30 x 40 cm cada una, cera y diferentes técnicas de estampación calcográfica y revelado por contacto sobre papel artesano eskulan) 

    La cera, material metamórfico y maleable. Denso y perfumado. Preserva y contiene, evoca misterio, mutatio y sensualidad. La calidez de la materia y su constante anhelo formal. A partir de la lenta fusión de la cera por medio del calor, su estructura repite tramas una y otra vez, patrones orgánicos de solidificación. La observación ensimismada de esta superficie de contemplación queda registrada en la pieza vídeo, mientras las variaciones mínimas de figuras y formas que se van creando durante los procesos de fusión y solidificación, figura que es tiempo, quedan detenidas en la serie en papel y cera a modo de fotogramas matéricos y táctiles.



  3. Virginia López, Cuerpos ausentes, 2019

     serie III (instalación)

    dimensiones variables 

    • 1

      Virginia López, Cuerpos ausentes, 2019

       serie III (instalación)

      dimensiones variables 

    • 2

      Virginia López, Cuerpos ausentes, 2019 serie II (ilibro de artista-detalle del cuaderno EPÍLOGO)

    • 3

      Cuerpos ausentes, 2019

      panorámica

      Serie Iserie II (libro de artista),serie III (instalación) 

    Cuerpos ausentes, 2019

    Serie I, serie II (libro de artista), serie III (instalación) 

    El cuerpo físico está ausente: quedan medidas, contornos, patrones, nombres, variaciones a lo largo de los años transcritas en finos papeles manila, amarillentos y atados con alfileres. Atijos guardados en el fondo de los cajones. Peso corpóreo reducido a finas siluetas en escala 1:1. Ausencia del cuerpo real que evoca la transitoriedad del cuerpo humano. Quedan las formas geométricas básicas de su representación, patrones capaces de adaptarse a cualquier individualidad, líneas y superficies de una belleza sencilla que habitaba el cotidiano y el trabajo manual.

    La ingravidez del cuerpo ausente y la belleza formal de los patrones originales se subraya a través de su representación esquemática en composiciones bidimensionales por medio de monotipos calcográficos y huella en seco sobre fieltro y papeles artesanos de diferentes gramajes. La serie Cuerpos ausentes III, convierte los mismos patrones en una estructura tridimensional, jugando con los pliegues para conformar una suerte de arquitectura votiva a partir de cuellos, torsos, mangas y faldas.     

     

     >Ya sé nuevamente lo que sucedía cuando mamá desenrollaba las piececitas de encajes. Para estas necesidades había ocupado todo un cajón del "secrétaire” de Ingeborg. “¿Vamos a verlo, Malte?”, decía, y se regocijaba como si fuesen a regalarle todo lo que contenía el pequeño estante de laca amarilla. Y después no podía, tanta era su impaciencia, desdoblar el papel de seda. Todas las veces tenía yo que ocupar su puesto. (…)

    (…) Recuerdo, pues esto me extrañó, que desde hacía tiempo yo no había preguntado nada sobre el cielo. Mamá suspiró cuando los encajes estuvieron reunidos de nuevo. Después de un instante, cuando yo había olvidado ya lo que acababa de decir, pronunció con lentitud: "¿Al cielo? Creo que están enteras aquí dentro. Cuando se mira así, esto podría ser una beatitud eterna. |Se sabe tan poco de todo esto!”

    Rainer Maria Rilke, Los cuadernos de Malte Laurids Brigge. 1910. texto mecanografiado en el interno del EPÏLOGO_ CUERPOS AUSENTES II (LIBRO DE ARTISTA)

     >Toda obra de arte manifiesta que ha sido hecha por un ser humano para otro ser humano. El arte es la humanidad hecha oficio, el resto es esclavitud. William Richard Lethaby.

    (Cita impresa con tipografía tradicinal en plomo en la tapa de Cuerpos Ausentes II-Libro de artista).


  4. virginia López,El largo camino de los cuerpos sutiles, 2019

    • 1

      virginia López,El largo camino de los cuerpos sutiles, 2019

    • 2

      virginia López,El largo camino de los cuerpos sutiles, 2019

      detalle coccio pesto.

    • 3

      virginia López,El largo camino de los cuerpos sutiles, 2019

    El largo camino de los cuerpos sutiles, 2019

    (propuesta para intervención mural urbana)

    Panel de 180 x 120 cm

    cocciopesto, polvere di marmo, calce, sapone di marsiglia

    _

    Texto que acompaña la pieza:

    El cuento es como sigue: Un día un sultán quiso decorar de un modo especialmente bello la sala de su palacio. Para ello hizo venir dos equipos de pintores de lugares tan apartados entre sí como Bizancio y la China. Cada uno de estos equipos pintaría al fresco uno de los dos largos muros paralelos de la sala. Mas sin saber el uno lo que pintaría el otro. Y así, sin permitir que entrasen en comunicación, entregó a cada uno una pared; en medio de la sala una cortina debidamente colocada impedía toda comunicación entre los pintores de cada lado. Cuando la obra fue acabada el sultán se dirigió primero a inspeccionar el fresco pintado por los chinos. Era en verdad de una belleza maravillosa, “nada puede ser más bello que esto”, dijo el sultán que con este convencimiento en su ánimo hizo descorrer la cortina para que apareciese la pared pintada por los griegos de Bizancio. Pero en aquella pared no se había pintado nada por los griegos, solamente la habían limpiado, pulido y repulido hasta convertirla en espejo de un blancor misterioso que reflejaba como en un medio más puro las formas de la pared china; (…)

     

    Parábola de Rȗmî, en Fîhi mâ Fîhi (s.XIV) recogida por María Zambrano en Una parábola árabe, “Las palabras del regreso”.


  5. Polen, 2018

    Vídeo en loop

    "Uno puede ver el vuelo del pájaro, mirarlo para observarlo o sentir que vuela con él. Eso es contemplar, convertirse en el otro"

     


Construido con Berta